jueves, 11 de octubre de 2007

Tarzán y los gorilas

Se nos van.... irremediablemente se nos van. Primero serán los gorilas de montaña. Solo quedan uno pocos centenares en la cuna de los grandes ríos africanos, en el centro del continente. Después serán los de pradera, más numerosos, pero también más expuestos a la presión humana, a las enfermedades. Una tragedia. En un planeta con miles de millones de seres humanos, no podemos dejar un área que permita a unos miles de antropoides vivir tranquilos. Tenemos que ocupar todo, dominar hasta el último rincón.

Hoy he visto una película de mi juventud: "Greystoke, la leyenda de Tarzán". Con dos cosas me quedo: los paisajes, que me llevan de nuevo a mi infancia (a mi lectura del libro de
Edgar Rice Burroughs y la imagen que del continente dejó en mi mente); y los gorilas. Quien ha sentido el contacto de uno de ellos, quien ha visto sus ojos de cerca, no puede dejar de reconocer su humanidad, su derecho.




Se van, sin razón, sin sentido. Por unos recursos que serán consumidos en unos escasos años, si es que llegan a servir para algo. Por una locura desenfrenada que nos empuja incluso devorar a nuestros hijos, a nosotros mismos.

Se van, y el planeta será mucho más pobre sin ellos y otros antropoides. Como sin tantas otras cosas que perdemos por inacción...

BBC. Protegiendo a los gorilas de montaña (en inglés)

1 comentario:

El pobrecito hablador dijo...

No es que sirva de consuelo, pero puede que no mucho después de ellos, también desaparezca la especie de antropoides que más se nos parece: NOSOTROS MISMOS. Y es que la imbecilidad humana no tiene límites, querido desheredado...